Discurso del Presidente de la República del Ecuador, Rafael Correa Delgado, en la Ceremonia de Inauguración de las Jornadas de Participación Ciudadana

Rafael Correa, intervención CAN

Guayaquil, 17 de mayo de 2011

Queridas compañeras, queridos compañeros:

Bienvenidas las mujeres y los hombres de todos los rincones de esta región andina, fecunda y solidaria. Bienvenidos los indígenas, los dirigentes sociales, los labradores, los empresarios, los sembradores, las mujeres transformadoras, los afro descendientes, los que tienen el corazón abierto de par en par a la esperanza; bienvenidas las compañeras que trazan el destino con su esfuerzo silencioso, casi nunca reconocido; para todas, para todos, un abrazo combativo, pero un abrazo también fraterno.

Simón Bolívar, blandiendo su espada refulgente, nuestra Manuela Sáenz, Bartolina Sisa de Bolivia, Policarpa Salavarrieta de Colombia y Micaela Bastidas de Perú, las “Libertadoras de los Andes”, Eloy Alfaro Delgado, son voluntades y ejemplos que acompañan a nuestros pueblos en estos procesos de transformación, su ejemplo integracionista y libertario, nos cobija.

Estamos aquí para ratificar la participación ciudadana, para ratificar las economías populares, solidarias, incluyentes; para ratificar que nuestras economías, más allá de apuntar al equilibrio del mercado, deben orientarse al equilibrio del ser humano consigo mismo, con los demás y con la naturaleza; la contribución de la economía a este equilibrio será posible con un adecuado reconocimiento del ser humano como sujeto y fin, que propenda a una relación dinámica y equilibrada entre sociedad, Estado y mercado, en armonía con la naturaleza y que tenga por objetivo garantizar la producción y reproducción de las condiciones materiales e inmateriales que posibiliten el Buen Vivir. La economía de mercado es solo una parte de la economía; y, tal vez la mayor parte, al menos en nuestras realidades, [que] pasó invisibilizada durante tanto tiempo, [es] esa economía popular y solidaria que contribuye con cerca del cincuenta por ciento del empleo nacional.

Un abrazo fraterno para todos los participantes de estas Jornadas de Participación Ciudadana, que buscan promover la cohesión económica y social en la Integración Regional. Este momento en la historia de nuestros pueblos nos marca la unidad efectiva como necesidad urgente, como promesa y sueño entre nuestras economías, entre nuestras culturas.

Este es un proceso único e irreversible en nuestra América, al que tenemos que enriquecer con reflexión profunda, sobre los objetivos, políticas, estrategias y programas de desarrollo social, desde la perspectiva y desafíos de los procesos de integración regional a nivel andino, sudamericano y latinoamericano. Debemos aprender de Bolívar que pensaba en siglos y miraba en continente; debemos ajustar la brújula de la historia porque desde que despertaron nuestros pueblos a una nueva mirada, nuestro norte, es: el sur.

Este momento es muy importante en los procesos nacionales y regionales de definiciones; pero, sobre todo de concreciones necesarias para la transformación de nuestras realidades. La reflexión es importante, pero también la acción; y, en muchas ocasiones la utilización de mecanismos de prueba y error sobre estos nuevos conceptos de modelos de desarrollo, donde poco se ha escrito y menos se ha hecho.

Estamos abriendo camino, compañeros; por supuesto que nos vamos a equivocar en ese camino, pero la ruta es la correcta y tenemos que aumentar la velocidad, y sin vacilaciones. Hay que tener el aspecto de reflexión, pero también una acción contundente. Y no perdernos. Y no dejar que nos pierdan, que nos desvíen, sobre todo los que utilizan nuestro mismo lenguaje –“izquierda”, “justicia social”, etcétera-… Revisen tan solo –no hay donde perderse- quienes votaron con los sectores más aristocráticos de este país… No hay dónde perderse, para saber con quién estuvo la verdadera izquierda.

Resulta válido señalar que en esta lógica, en el Ecuador seguimos avanzando. El 10 de mayo ha sido ya publicada la Ley de Economía Popular y Solidaria y su Sector y Sistema Financiero. Por poner un ejemplo: las Cooperativas, que tienen otra lógica que la banca moderna (muchas son cooperativas de ahorro y crédito, pero también productivas, de desarrollo social, es decir desarrollo integral), eran regidas por la Superintendencia de Bancos, que no sabía absolutamente nada de cooperativas y nunca entendieron la lógica cooperativista. Con la nueva Ley, ya las cooperativas de este país tienen su propia Superintendencia, uno de los tantos aportes positivos de la Ley de Economía Popular y Solidaria recientemente aprobada. Instrumento que indudablemente marcará un hito en esta construcción del país del buen vivir, una ley que propone un nuevo modelo de organización económica alternativa a la economía privada, de mercado y pública, ya señaladas en nuestra Constitución.

Durante la larga y triste noche neoliberal la economía popular y solidaria no solo que no fue reconocida sino que fue incluso criminalizada, dentro de un supuesto “modelo exitoso” que, como dice Galeano: “en vez de multiplicar los panes, hace lo imposible para suprimir a los comensales”. La pobreza, la informalidad, la mala calidad y el caos, no son sinónimos de la Economía Popular y Solidaria; la eficacia, la eficiencia, la buena calidad, la organización, el trabajo duro, la generación de riqueza son condición para que este nuevo sistema económico se construya, sea sostenible y se dinamice…

Y podemos lograrlo. Tenemos que superar mitos, por ejemplo: que economía popular y solidaria es economía de subsistencia, y que la acumulación es mala, ¡por favor! Hay que acumular para salir de la pobreza –otra cosa es acumular con la lógica capitalista, que tal vez nos llene de bienes materiales y cada vez nos deshumaniza más, ¿verdad?-, eso nos permite la economía popular y solidaria: crecer, generar empleo, ingresos, salir de la pobreza, sin deshumanizarnos; que el trabajo participe directamente de los beneficios de la empresa, que se repartan socialmente de mejor manera los frutos del progreso…

Tendremos que seguir discutiendo, construyendo, errando y acertando, deberemos tener la inteligencia innovadora, creativa, para encontrar las respuestas, nuestras respuestas… El peor pecado que podemos cometer, el peor pecado que puede cometer la izquierda –como lo cometió ya históricamente- es tener las respuestas antes de saber las preguntas, ¿verdad? Tenemos que encontrar nuestras propias respuestas, sin negar el aprendizaje que la historia nos ha legado, aprendiendo de nuestros ancestros, aprendiendo de nuestra cultura, incluyéndola.

La memoria es subversiva. Cuando en el Ecuador se produjo el feriado bancario, producto de la descomposición ética, de la corrupción de la banca… –esa que no se va a dar nunca más gracias a ese “Sí” esplendoroso del pasado 7 de mayo… ya esos feriados no se van a poder dar en este país, ya los banqueros no van a poder tener otra clase de empresas, no van a poder tener esos conflictos de intereses-… Cuando ocurrió ese feriado bancario, producto, insisto, de la corrupción de la banca, del aparato financiero que captaba el ahorro y articulaba la actividad económica de sectores altos y medios, solo la economía popular, solidaria, las cajas de ahorro, las pequeñas cooperativas populares, quedaron en pie, e incluso se fortalecieron en virtud del esfuerzo de la gente sencilla por sacar adelante sus pequeños proyectos, sus necesidades económicas, financieras, sociales, culturales, por su propio esfuerzo.

Ahora, en el nuevo Ecuador, la Constitución reconoce varias formas de propiedad, lo cual nunca se había hecho: estatal, pública, privada, mixta, cooperativa, comunal, familiar, etcétera; y así mismo, existen empresarios grandes, medianos, pequeños, pequeñísimos… Nuestra Constitución reconoce todas esas formas de propiedad, de actividad empresarial, porque ahora la Patria ya es de todos y no solo de unos cuantos privilegiados.

La Economía Popular y Solidaria agrupa a una serie de actividades económicas que antes no eran tomadas en cuenta, que no tenían un marco legal, que carecían de un reconocimiento social o institucional; que sencillamente: no existían (o no las querían hacer ver que existían)… Y sin embargo, lo que ha sustentado por siglos a nuestra sociedad ha sido y es, y en gran medida, como lo demostraron en esa crisis terrible de 1999, esa economía popular y solidaria.

Prohibido olvidar, al Ecuador lo han sostenido los pobres; y hablemos claro (a mí me dicen por eso que promuevo la lucha de clases, la división entre ecuatorianos), lo que aquí predomina es una verdad, –la verdad aunque duela-, a este Ecuador lo han sostenido los pobres y lo han tratado de hundir los poderosos: los banqueros corruptos, los gobiernos lacayos y entreguistas, los sucretizadores, aquellos que la prensa corrupta revive, los que intentan darnos clases de economía, de democracia, de
buenas costumbres…

¿Saben ustedes cual es la mayor incautación de bienes privados en la historia de este país? No la hizo Correa, no la habrían hecho Chávez ni Morales, no la hizo un gobierno de izquierda, la hizo un gobierno de la más recalcitrante derecha de la historia y que se recuerda, el gobierno neoliberal de Jamil Mahuad al congelarnos un año nuestros depósitos, ¿o ya se olvidaron…? Los ‘adalides’ del libre mercado, de la propiedad privada, fueron los que incautaron los depósitos del pueblo ecuatoriano.

Y, ¿saben lo que hicieron en el 99 para salvar a los banqueros? (quebraron los bancos, pero los banqueros siguieron más prósperos que nunca y siguieron dominando a nuestro país)… El 7 de mayo, en paz y democracia se ha dado un golpe, pero histórico, para acabar con esa impunidad, al prohibir que los banqueros tengan otra clase de negocios fuera de la banca… ¿Saben lo que hicieron? En marzo del 99 nos congelaron los depósitos, impidieron que saquemos nuestro dinero, ¡nuestro dinero! Nos lo congelaron en sucres: si yo tenía un millón de sucres (el tipo de cambio era 10 mil sucres por dólar), me congelaron 100 dólares. Un año después, empezaron a devolver en dólares, pero a 25 mil sucres por dólar esos 100 dólares se convirtieron en 40 dólares. Nos robaron el 60% de nuestros depósitos y se lo transfirieron a los banqueros. A este país lo hemos sostenido los pobres, compañeros.

¿Saben qué más pasó? Después de esto, como sostenían que si los banqueros no están más prósperos que nunca, la economía no podía marchar bien, empezaron a marcar récords históricos en utilidades los mismos banqueros que nos habían quebrado; pero, en lugar de dejar su dinero en el país –por supuesto utilizando los eufemismos que siempre están al alcance para justificar la falta de confianza, la falta de cariño por su patria-, empezaron a mandar miles de millones de dólares afuera. ¿Y, quiénes mandaron plata adentro?, los dos millones de ecuatorianos que tuvieron que emigrar de este país por esa crisis bancaria. Dos millones de ecuatorianos que con sus esfuerzos en Murcia, en Valencia, en Madrid, en Milán, en Roma, en Nueva York, lograron unos cuantos euros, unos cuantos dólares y mandaban esa platita al Ecuador. Eso es lo que sostuvo la economía hasta antes de nuestro gobierno: las remesas de los migrantes. Pero fíjense la paradoja, los supuestos expertos en economía, de los cuales depende la buena marcha de la economía, del mercado, etcétera, captaban el dinero, hacían utilidades con nuestra plata y después de quebrar mandaban afuera nuestra plata. Mientras que, los que fueron expulsados, exiliados de la pobreza, expulsados de su propia tierra por la crisis bancaria, con tanto sudor se ganaban unos dólares, unos euros, y los mandaban a su país. De tal magnitud fueron esas remesas de migrantes –ahora han bajado un poco en importancia- que superaron el promedio de exportaciones petroleras de los 90… Y eso es lo que sostenía la dolarización de la economía.

A nuestro país, compañeros, no lo han sostenido los ricos, lo hemos sostenido los pobres. Pero, ¡con qué arrogancia esos que quebraron la economía del país nos quieren seguir dominando! Y qué pena que algunos que se llaman de izquierda –la izquierda infantil, la izquierda oportunista, la izquierda garrotera, la izquierda simplemente tonta-… ahora sean los mejores aliados de los sucretizadores, de los incautadores de depósitos, de los neoliberales, de las más rancias oligarquías y burguesías de este país, ¡qué pena! Los que tienen LA NEGACIÓN DE LA PATRIA marcada en la frente. Esos sepultureros del país, que ahora quieren aparecer como sus resucitadores… esos no nos mantuvieron, compañeros, nos mantuvieron los pobres.

La economía popular y solidaria involucra a las amas de casa; ellas, porque la inmensa mayoría son mujeres… –y ojalá algún día cambie esta realidad, ¿por qué no tener “amos de casa”?, ese es uno de los grandes desafíos de la cultura latinoamericana: romper el machismo… y esto es lo que niegan los que se llenan la boca del “respeto a la mujer”, respeto a la mujer siempre y cuando cumplan el rol histórico que les impuso la sociedad machista: quédense en la casita, haciendo quehaceres domésticos, ¡cuidado se les ocurre opinar, cuidado se les ocurre participar en política, cada quien en su lugar… -¡esa es la mayor falta de respeto que puede haber!-… ellas, porque la gran mayoría son mujeres, amas de casa, tienen que tener derecho a la seguridad social, a las pensiones jubilares, a la salud. Soñamos en grande, lo que buscamos con nuestras políticas en beneficio de las y los ecuatorianos, es: garantizar trabajo estable, justo, digno; buscamos alcanzar un mayor bienestar individual y social, a través de la generación de diversas capacidades en las personas, bajo condiciones de igualdad, seguridad y dignidad.

Lideresas transformadoras, como esas mujeres montubias… ¡Viva la mujer montubia! Les agradecemos muchísimo por ese apoyo, en los sectores rurales de la costa hemos ganado por lo menos 70 a 30 la consulta popular. ¡Dios les pague, nunca les vamos a fallar compañeras! Lideresas transformadoras, empresarios honestos y solidarios, (y empresario no es solo el pelucón que estuvo en una cámara de producción haciendo política en vez de hacer empresa, empresario es también ese vendedor ambulante que tiene sus tortillitas en un canasto y se arriesga día a día a que vengan municipales trogloditas, inconstitucionalmente a quitarles su mercancía, porque está prohibido por la Constitución, todos tenemos que respetar las normativas, incluida la normativa municipal, pero no se puede criminalizar a un padre de familia desempleado que lo que busca es llevar un mendrugo de pan a la boca de sus hijos, y no se le puede incautar la mercadería, y está prohibido constitucionalmente, por pelucones o importantes que se crean ciertos alcaldes… Esos, para mí, son los más claros empresarios, los que generan empresa, los que asumen riesgos; porque, aquí hay muchos “empresarios” que no asumen ningún riesgo, porque siempre –al menos antes de nuestro gobierno-, sabían que tenían toda una institucionalidad del Estado para garantizarles las ganancias, hagan lo que hagan. Para mí los mejores empresarios son: ese comerciante informal, ese vendedor de empanadas, ese que para no quedarse en el desempleo marcha con su botellita a vender un vasito de cola y ganarse dignamente unos cuantos dólares. Bienvenidos esos empresarios honestos, solidarios, de las organizaciones de pequeños productores, aquí tenemos la oportunidad de trascender hacia el futuro; es largo el camino a recorrer, el camino no está lleno de rosas, pero es grande el entusiasmo, el coraje y la energía para hacerlo; sobre todo, tengan la plena conciencia compañeros, que ahora tienen un gobierno que es de ustedes, y sólo responde antes ustedes, no ante los poderes que siempre dominaron a este país.

En este camino hay que vencer muchos obstáculos y trampas. Hay quienes piensan que participación ciudadana es lo mismo que colgarse el letrero de “actores sociales”, “líderes sociales”, “grupos sociales” e intentar imponer agendas que no han sido aprobadas por un verdadero mecanismo democrático y participativo. Aquí, se llenan la boca algunos hablando de participación y lo único que quieren es mandar sin ganar elecciones. De hecho, en estos cuatro años he aprendido muchas cosas, soy mucho menos ingenuo que el 15 de enero del 2007 cuando asumí el mando, y créanme que me he dado cuenta que muchos “dirigentes sociales” de “organizaciones sociales” no son otra cosa que políticos, de movimientos políticos que no pueden ganar elecciones, y en nombre de movimientos sociales quieren mandar sin ganar elecciones. Eso, tampoco lo vamos a permitir. Bienvenidos los verdaderos dirigentes sociales de organizaciones sociales que velan por el bien común, en forma participativa y democrática, y no aquellos que se nombran representantes de todos y no ganan media elección.

Si cierta dirigencia indígena es tan importante, si nos ha vencido de acuerdo a ellos –qué bueno que estén contentos-; ellos, están contentos porque no perdieron con mucho, y nosotros estamos contentos porque hemos ganado en las diez preguntas. Todo el mundo está contento, ¡qué maravilla!… En todo caso, son tan poderosos que hasta lograron que La Puntilla vote con ellos, porque La Puntilla nos da 5 a 1. ¡Qué coincidencia, los ricos votando al lado de los más pobres entre los pobres! ¿No será que están siendo utilizados? Pero, si son tan poderosos, que se lancen en la próxima elección presidencial, el 2013, para ver cuántos votos sacan. Pero aquí nadie nos va a imponer la agenda, que no sean el pueblo ecuatoriano, las grandes mayorías. Suele darse un juego perverso, una aproximación peligrosa al caos y al chantaje; y, asimismo, con sospechosa frecuencia ocurre que algunos supuestos “actores sociales” terminan poniéndose al servicio de posiciones reaccionarias, opuestas al avance real de los derechos y las sentidas aspiraciones históricas de los pueblos. ¿Quién que se considere de izquierda puede creer que es coherente votar al lado de un Oswaldo Hurtado?! Aquí no hay dónde perderse, con quiénes están los pobres, revisen la votación nacional, y a quiénes ayudaron ciertos sectores que se llaman de izquierda en la última justa electoral; aquí, no hay dónde perderse. Son aquellos que dicen No, a la consecución de derechos de los trabajadores, como el de la obligatoriedad de afiliación a la seguridad social. La décima pregunta proponía penalizar la no afiliación a la seguridad social, porque todavía tenemos más de un millón de trabajadores en relación de dependencia no afiliados a la seguridad social. ¡Es posible creer que haya habido grupos sindicales y grupos de izquierda que se opusieron a la pregunta 10! … ¿Para qué?, para hacerle daño al gobierno. Es decir, la izquierda infantil, la izquierda boba: o estoy con el poder o estoy contra el poder, no hay término medio; y, para estar contra el poder, incluso tengo que traicionar mis principios que dejar de defender los derechos laborales. Qué vergüenza, la historia los sabrá juzgar, compañeros. Hay que ser consecuentes en el decir y el hacer.

No nos engañemos, puede haber retórica del sector mestizo, repetida por ciertos dirigentes indígenas, y esto es muy importante, esta es una idea fuerza, pero el principal problema de nuestros pueblos ancestrales, de nuestros pueblos afro-descendientes, de nuestras comunidades, de la inmensa mayoría de excluidos, ha sido y sigue siendo la pobreza. Es intolerable que el nacer indio, nacer negro en nuestra América, sea prácticamente sinónimo de ser pobre, nacer y morir pobre. ¡Eso, no es tolerable más tiempo! Tenemos que cambiar y de forma rápida, revolucionaria; por supuesto, respetando la plurinacionalidad, las culturas. Pero sabiendo que el principal desafío es salir de la pobreza; la pobreza no es buena, compañeros, se la ha mitificado. La pobreza elegida voluntariamente, la Madre Teresa de Calcuta, ¡qué cosa más bella!, cercana a la santidad…; pero la pobreza socioeconómica es un crimen social. Y América Latina es la campeona mundial de ese crimen: somos el continente más desigual del mundo, y la región andina la región más desigual de ese continente. Esto es un crimen social. La pobreza socioeconómica es un crimen y no podemos tolerarla más. Y por primera vez en la historia, ese crimen social no es fruto de la escasez de recursos, como era en la Edad Media, no había alimentos para toda la población. Ahora hay abundancia de recursos. Ese crimen social, esa pobreza socioeconómica, el hambre, son fruto de sistemas perversos. Por eso, se vuelve el imperativo moral más importante de la humanidad en el siglo XXI, y por supuesto debe ser el imperativo moral más importante en América Latina el continente más desigual del mundo. Aquí en América Latina, con el nivel de producción, el ingreso que tenemos, se podría eliminar la pobreza. Qué es lo que pasa: mala distribución, fruto de sistemas perversos. Eso no se puede tolerar un solo día más. Ese es el gran desafío de nuestra América… De las organizaciones sociales, de las cooperativas, las comunidades… tampoco tenemos dónde perdernos, compañeros:  SALIR DE LA POBREZA. Y no perpetuarla, y no confundirnos con discursos que no son los nuestros, que tal vez son funcionales al primer mundo: “no extraigan, no exploren, no produzcan, muéranse de hambre, nosotros ya tenemos la barriga llena pero queremos venir de turismo acá a ver su ecología y su alta biodiversidad. ¡Basta también de esos engaños, compañeros! Nuestro principal desafío es salir de la pobreza; que nuestros hijos vivan mejor de lo que nosotros vivimos; nuestros nietos, mejor que nuestros hijos y mejor que nosotros mismos. Pobreza que significa exclusión de siglos, que no podemos permitir que siga existiendo.

Frente a todo esto es que se levanta la economía popular y solidaria como una alternativa real de producción de valor, de conseguir el buen vivir, la economía sustentable. Por eso, los esfuerzos de la Comunidad Andina en la dirección correcta: la inclusión productiva, la economía solidaria y sus vínculos, que debe pensarse más allá de los límites provincianos, debe ser un motor de bienestar, no algo “folklórico”, parte del folklor de una región, su economía popular y solidaria; no, debe ser un motor de bienestar para nuestros pueblos integrados, debe pensarse en términos de Patria Grande. ¡Qué bueno que se esté hablando de la economía popular y solidaria y la participación ciudadana y la inclusión, a nivel regional, a nivel andino!

La economía familiar, los emprendimientos comunitarios, las formas de colaboración (que al interior de nuestros pueblos ancestrales, son múltiples, no solo es la minga, hay otras formas de colaboración, de economía comunitaria, solidaria); los mercados, las ferias… La organización cooperativa, sea para la producción o para las finanzas, las cajas de ahorro, los bancos populares…, las labores para el riego comunitario, el mantenimiento y limpieza de canales, la vigilancia comunal para la seguridad, las juntas de vecinos, una infinidad de acciones, muchas tradicionales, fortalecen el concepto de economía popular y solidaria, engrosan el caudal de la economía popular y solidaria y nos permiten crear empleo, ingresos, salir de la pobreza sin la deshumanización que implica el capitalismo.

¿Qué hicieron nuestros migrantes cuando los banqueros y los gobiernos de la partidocracia hundieron al país? ¡Los migrantes lo sostuvieron con sus remesas! Los pobres mantuvieron a flote, al país, con su trabajo, con su sacrificio, con sus ahorros enviados mensualmente en forma de remesas. Las remesas de nuestros hermanos migrantes han financiado en gran medida y son el sustento de la economía popular; especialmente cuando no se transforman en consumo suntuario o de bienes importados, sino que engrosan esfuerzos de ahorro o se invierten para mejorar micro, pequeños o medianos emprendimientos empresariales. Los migrantes también han tenido importantísima incidencia en consolidar la economía popular y solidaria de nuestro país.

La economía, la participación ciudadana, las cuestiones de género, los temas de inclusión de culturas y nacionalidades, están presentes en este encuentro. Los gobiernos tienen que ponderar en sus políticas públicas estas “nuevas” realidades, entre comillas, porque siempre existieron pero durante siglos se las invisibilizó, que son tan antiguas –estas nuevas realidades entre comillas- como la misma humanidad, solo que permanecieron ocultas, eclipsadas por prejuicios, por visiones sesgadas desde el machismo, los chauvinismos, la burguesía, la oligarquía, la peluconería… Es decir, la economía de los pobres no era economía, solo la economía industrial del gran capital, etcétera… Y eso no lo hacen ni de malos, compañeros, lamentablemente así nacieron, así se formaron… Thomas Jefferson, el principal autor de uno de los documentos más bellos de la historia de la humanidad, que es la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, que dice: “Estas verdades son evidentes en sí mismas: que todo hombre nació libre, igual, para ser feliz, etcétera… Pero Thomas Jefferson era propietario de 200 esclavos. ¿Es que Jefferson era un mentiroso? No, sencillamente para él los esclavos no eran seres humanos. Lo formaron así, nunca se le ocurrió aquello. Así más o menos son las burguesías latinoamericanas: se llenan la boca hablando de “democracia”, de “libertad de expresión”, de “igualdad de oportunidades”… Pero, para ellos, para los del círculo, los de la argolla… El resto, no existe. Y eso no lo hacen de malos, así nacieron, así crecieron, así se formaron. ¿Qué mayor libertad de expresión que la consulta popular?… y dicen que esta impide la libertad de expresión. Pero como los pobres ahora sí se expresan, están bravísimos. Y ese es el gran desafío de nuestra América, romper esa relación perversa de poderes. El desarrollo no es un factor técnico, es sobre todo un factor político, depende de factores políticos. Hace falta cambiar las relaciones de poder. ¿Por qué América Latina ha estado retrasada durante siglos, siendo una región con tanta potencialidad, con tanto recurso natural? Porque había unas élites que nos dominaron, absolutamente excluyentes. No había, como en otros países, élites modernizadoras que trataron de socializar los frutos del progreso. Las nuestras trataron de concentrarlos para diferenciarse aún más. Ese es el gran desafío de nuestra América, desafío que exitosamente estamos enfrentando en nuestro país. Un paso histórico adicional se dio el pasado 7 de mayo. En paz y en democracia se ha logrado un cambio histórico en la correlación de fuerzas. El pueblo ecuatoriano, en las urnas ha ordenado que los banqueros, los medios de comunicación, solo se dediquen a la banca, a la comunicación, nunca más “multiempleos” y “multiempresas” con los consiguientes conflictos de intereses. Que haya una ley de comunicación que nos proteja de los excesos, de los abusos de la prensa corrupta, que trate de proteger un Estado de derecho que intenta ser reemplazado por un “Estado de opinión” donde mandan los medios de comunicación. Hemos logrado algo histórico, esto es leyenda, está sirviendo de ejemplo planetario. Cambios que antes solo eran concebibles a través de revoluciones violentas, que se están dando en paz y en democracia. Estos cambios implican básicamente una modificación de las relaciones de poder, para que aquí ya no manden los medios de comunicación, los banqueros, unas cuantas élites, sino que manden las grandes mayorías; para transformar nuestro Estado, del Estado burgués a un Estado verdaderamente popular. Y todo lo estamos logrando en paz, en democracia, no con balas, no con botas, con votos. Esto es lo que les molesta a los que están perdiendo sus privilegios.

Compañeras, compañeros:

En estas Jornadas se producirán encuentros subregionales de afro descendientes y de mujeres transformadoras, que servirán de espacio para discutir esos grandes temas de experiencia campesina, cultura andina y música montubia, toda aquella diversidad de nuestros países que contribuirá a enriquecer el marco de discusión para reconocernos e integrarnos; un abrazo inmenso a esas mujeres, libres, a esos hombres soberanos que día a día luchan por cambiar las relaciones de poder que son en última instancia las que determinan, las que facilitan –o frenan e impiden definitivamente- el acceso a oportunidades, la redistribución de la riqueza social, son las que coartan o amplían los horizontes de una verdadera participación ciudadana. Porque, sin oportunidades, sin equidad, la “participación ciudadana” no pasa de ser un mero enunciado retórico, un saludo a la bandera, un aspecto hasta “folklórico” como mencionaba anteriormente.

Saludo este evento que hoy se inaugura en mi ciudad natal Guayaquil… y muchísimas gracias Guayaquil por ese inmenso apoyo popular del pasado 7 de mayo, en la única pregunta que perdemos en Guayaquil es la pregunta 7, sobre la prohibición de casinos y juegos de azar, porque la gente supo discernir las preguntas, pese a que decía la burguesía que el pueblo es ignorante, que no sabría entender las preguntas…, en la única pregunta en la que ganó el No fue en la que el soberbio y prepotente burgomaestre de la Ciudad dijo que voten Sí…! Saludo este evento que hoy se inaugura en mi natal Guayaquil, donde los dueños del poder no se han enterado aún que hay en esta ciudad una población enorme de quichua hablantes, que hay una población inmensa de afro ecuatorianos (el propio Gobernador de la provincia del Guayas, para escándalo de los pelucones, es un afrodescendiente); que hay, una población de montubios, una población de cholos y chazos, de campesinos, de gente buena que ha emigrado desde todos los confines de la Patria al Puerto Principal. Los dueños del poder no se han enterado de que la inmensa mayoría de los habitantes de Guayaquil son gente sencilla, pueblo que trabaja (ese que no sale en los noticieros, no sale en los periódicos –a no ser como crónica roja y así vender más periódicos-, pero no sale como opinión pública, porque la opinión pública es la ‘opinión que no se publica’, como lo hemos visto el 7 de mayo pasado: la mayoría silenciosa venciendo, a todos juntos, a los cuatro poderes más grandes que tiene este país, que han dominado a este país históricamente: banca y poder económico, poder comunicacional, poder eclesiástico, y poder de la partidocracia; los cuatro, unidos, no han logrado vencer a la revolución ciudadana y a su pueblo; los dueños del poder siguen negando que esa población es la que constituye, desde hace rato, el Guayaquil profundo, el verdadero pueblo, el que ha dicho DIEZ VECES SÍ a la Patria: Sí al cambio de estructuras, Sí a la reestructuración de la justicia para acabar con los jueces corruptos (ya habíamos vencido a la partidocracia pero no habíamos vencido a sus cómplices: los banqueros corruptos, la prensa corrupta, los jueces corruptos; el 7 de mayo se dio un paso trascendental para vencer a los cómplices de esa partidocracia), para acabar con las caducidades mañosamente permitidas que han soltado a miles de delincuentes contumaces a las calles, para que sigan delinquiendo; a ese pueblo que ha dicho Sí a que se sancione a los dueños de fortunas mal habidas, también en el ámbito privado, -a los narcotraficantes, a los extorsionadores, a los oportunistas-; que ha dicho Sí a que se controle los excesos de los medios contra la ética y la moral pública; ¡que ha dicho Sí al derecho de las y los trabajadores, de las empleadas domésticas, a la seguridad social! ¡Nunca más en mi Patria, trabajadores sin afiliación a la seguridad social!

Pero no es suficiente lo realizado, ahora el reto es mayor, deberemos redoblar esfuerzos y demostrar que esa otra mirada del mundo es posible, es realizable, deberemos todos generar espacios como éste, y en cada uno de los países impulsar la nueva mirada económica, inclusiva, participativa, flexible. El gran reto del socialismo del siglo XXI no es negar el mercado, es dominarlo, impedir que ese mercado expulse otras formas, otros modos de producción como la economía popular y solidaria.

La Patria está de pie buscando una sociedad justa, equitativa y solidaria; una sociedad capaz de afirmar sus diferencias, como esencia de su propia unidad; una sociedad sin privilegios; una sociedad en donde los bienes que nos ofrece la naturaleza y los que sedeben al talento humano creativo, no queden reservados para el disfrute, el monopolio y el dispendio de los que todo lo tienen, sino que beneficien a todos los hombres, mujeres, niños y ancianos de este país, sin diferencias de culturas, de etnias, de credos ni tendencias. Esta es la democracia bolivariana, que no descansará mientras exista un solo niño desvalido; esta es la democracia alfarista, que no puede bajar los brazos frente a los poderes fácticos; esta es la democracia ciudadana que no puede detenerse mientras haya una madre indefensa; esta es la democracia revolucionaria, que no abatirá sus banderas jamás, la democracia ciudadana que no descansará sus brazos ni su corazón mientras haya un solo obrero sin trabajo, un solo campesino sin tierra. Esta revolución está llena de pueblo, somos la decisión de millones de ciudadanas y ciudadanos, por eso, a esta revolución de manos limpias, de mentes lúcidas, de corazones ardientes por la Patria, nada ni nadie la podrá detener.

Mucha suerte en este Encuentro.

Por nuestra nueva CAN.
Por nuestra Integración Andina, más potente que nunca, que también debe ser Integración Sudamericana.
Por nuestra Economía Popular y Solidaria.
Por la Participación Ciudadana.
Por una Democracia no solo formal sino real, donde sean las grandes mayorías las que
manden.
Muchísima suerte, bienvenidos y…
¡Hasta la victoria siempre, compañeros!

Leave a comment