La verdad sobre el uso de los aviones presidenciales

Roberto Marchan, coronel de la FAE y expiloto de los aviones presidenciales en el tiempo del expresidente Rafael Correa, echa abajo la teoría impuesta por Pablo Celi respecto al uso de los aviones presidenciales y que ha motivado la notificación de una glosa de USD 9 millones.

La Contraloría General del Estado dirigida aun por el PPL, Pablo Celi, notificó el pasado de septiembre al expresidente Correa y a otros exfuncionarios con una glosa de USD 9 millones por el uso de los aviones presidenciales. La Contraloría realizó un examen especial al uso de las aeronaves a cargo de la Presidencia, durante el periodo comprendido entre el 1 de enero del 2012 y el 24 de mayo del 2017. (Es decir solo en el que corresponde al gobierno de Correa)

El organismo incluyó en el análisis a los aviones de Tame y Petroamazonas, entre enero del 2012 y el 24 de mayo del 2017. De 214 vuelos al exterior efectuados por el Legacy 600 y el Falcon 7X, 29,4% fue del exmandatario Rafael Correa y el resto por otras autoridades. 

Roberto Marchan, coronel de la FAE y expiloto del avión presidencial señaló a Pichincha Comunicaciones que los auditores desvirtuaron la naturaleza de estas naves, que fueron definidas como presidenciales según las regulaciones del Comando Conjunto de las FF.AA.

“Lastimosamente la auditoría hizo una confusión de estos temas y se centró exclusivamente en análisis las estadísticas, los resultados y la documentación existente en el Grupo de Transporte Aéreo Especial que es el Grupo que realiza el vuelo finalmente y cuyo objetivo no es determinar los alcances del vuelo..”

Según el documento elaborado por el organismo de control, en ese lapso los aviones presidenciales Legacy 600 y Falcon 7X realizaron 261 vuelos internacionales. En el 29% de los casos, las aeronaves fueron utilizadas por Correa. En el 71% restante, los aviones fueron usados por otras autoridades de Gobierno.

“Para que usted pueda hacer un vuelo presidencial o un vuelo de cualquier índole hay que tener presente una cosa básica, los vuelos presidenciales y todos los vuelos internacionales están regulados por lo que se conoce como las libertades del arte y los convenios de Chicago de 1947, donde los países se reunieron y regularon el uso de los espacios..”. Es decir que todo desplazamiento debe contar con un plan de vuelo que a su vez debe ser conocido y aprobado por todos los países por donde sobrevuela la aeronave.

El informe de Contraloría que aun dirige el PPL, Pablo Celi, admite que Correa no era custodio de las aeronaves.

“Si bien Correa no era el custodio, el informe aclara que como máxima autoridad debía velar por la economía y su uso eficiente”.

Related Posts

Leave a comment